“Apadrinar un abuelo”, proyecto intergeneracional al Centre Geriàtric Maria Gay

“Apadrinar un avi”, projecte intergeneracional al Centre Geriàtric Maria Gay

El Centre Sociosanitari Maria Gay, en el marco del programa “Ser grande en dignidad” de Càritas Diocesana de Girona, colabora desde el 2010 en el proyecto “Apadrinar un abuelo”, una iniciativa que trata de establecer una relación entre jóvenes estudiantes y personas grandes que viven en centros residèncials.
El contacto intergeneracional entre personas de la tercera edad y jóvenes es poco habitual en la sociedad actual, y con este proyecto queremos promover este vínculo puesto que las dos partes salen beneficiadas: unos transmiten optimismo y futuro y los otros aportan experiencia y sabiduría.

Cómo funciona el proyecto “Apadrinar un abuelo”?

Al inicio del proyecto, Càritas da algunas pautas formativas a los jóvenes porque sea una experiencia muy enriquecedora. A continuación se ponen en contacto uno/a joven con un àvi o abuela que necesite compañía y, a partir de este momento, la persona joven hace compañía a la persona grande escuchando, apoyando, hablando, paseando, jugando a cartas, al dominó o haciendo algo que compartan y los guste a los dos.

Beneficios del proyecto intergeneracional “Apadrinar un abuelo”

Esta iniciativa fomenta la relación intergeneracional y aporta beneficios a jóvenes y grandes.

  • Promueve el diálogo, el vínculo y la comprensión entre la gente mayor y la gente joven.
  • Contribuye a la autoestima y bienestar de los participantes.
  • Potencia los valores de convivencia y respecto de los jóvenes hacia las personas grandes (valores sociales y éticos).
     

Cómo se gestiona el proyecto “Apadrinar un abuelo”?

Para llevar a buen término esta iniciativa de enriquecimiento intergeneracional es necesario:

  • Una coordinación con los centros educativos y centros residenciales, esencial para el buen funcionamiento del servicio.
  • La implicación de los centros educativos, que facilitan la difusión del proyecto entre los estudiantes y lo promueven.
  • La implicación de los centros residenciales, que facilitan la entrada de los jóvenes voluntarios, hacen la selección de las personas grandes que reúnen las condiciones para recibir el servicio y son el referente para el joven para cualquier incidencia que surja durante el servicio.
  • La planificación de visitas quincenales de los jóvenes a las personas grandes residentes centres geriátricos.
  • El acompañamiento y formación de los jóvenes que participan en el Proyecto, además de un seguimiento de su participación.

Gracias al proyecto “Apadrinar un abuelo” los jóvenes participantes han aprendido el compromiso y la responsabilidad de llevar a cabo una tarea social cómo es la de dedicar parte de su tiempo desinteresadamente, a hacer acompañamiento a personas de la tercera edad que viven a la residencia. Trabajar con jóvenes nos ha servido para demostrar que ellos también son solidarios alejándose de los estereotipos que muchas veces se otorgan a este colectivo. 

Queremos dar las gracias a todos los jóvenes que hacen posible la continuidad de estas actividades tan importantes para nuestros residentes!